La Audiencia de Álava ve indicios de estafa en el caso del yacimiento de Iruña-Veleia

Promedio: 2 (1 voto)

Una de las polémicas piezas halladas en el yacimiento de Iruña-Veleia

Se abre un nuevo episodio en el ya largo serial de los controvertidos hallazgos epigráficos de Iruña- Veleia. Tras un largo periodo de estudio de todas las pruebas y los testimonios de testigos y acusados, la Audiencia de Álava ha concluido que existen pruebas suficientes para considerar que pudo producirse una estafa en el caso de Iruña-Veleia, a lo que podría añadirse el delito de destrucción del patrimonio. Pruebas e indicios que justifican el llevar ante un tribunal a los responsables de los controvertidos hallazgos y dejar que sea un juez el que finalmente se pronuncie al respecto. En concreto son tres los acusados: el arqueólogo Eliseo Gil, un socio de éste y uno de los trabajadores que colaboró con él en diversas campañas en este yacimiento arqueológico de la provincia de Álava.

Recordemos que lo que se dirime en este caso es la aparición de una serie de grafitos en diversas piezas de cerámica que supuestamente podrían haber revolucionado el mundo de la arqueología, la filología y la historia de las religiones. Algunas de estas piezas presentaban inscripciones en euskera, lo que de haberse demostrado como auténtico habría supuesto el hallazgo de los testimonios más antiguos de esta lengua. Otros mostraban dibujos y temas cristianos, pese a estar datados en una época muy anterior a la introducción de esta religión en el norte de la Península Ibérica. En el momento en el que se dieron a conocer estas piezas, una gran parte de la comunidad científica mostró su escepticismo al respecto. Resultaba especialmente sospechosas las formas cristianas que aparecían en los grafitos, algunas de las cuales no se hicieron populares hasta la Alta Edad Media. La mayor parte de arqueólogos e historiadores, en el momento en el que tuvieron acceso a imágenes de las piezas de Iruña-Veleia, las catalogaron como falsificaciones y arrojaron la sombra de duda sobre Eliseo Gil y su equipo.

La Audiencia de Álava considera que Gil actuó movido por el interés económico y el deseo de promoción y prestigio profesional, ya que el impacto que la aparición de estas piezas podría haber tenido de haberse creído su autenticidad habría sido enorme en todo el mundo. El equipo del director del yacimiento llegó a redactar varios informes falsos y a vendérselos a las autoridades de la provincia de Álava haciéndoles creer que eran estudios periciales de unos laboratorios franceses. Durante el proceso, y siempre según la Audiencia, se causaron graves daños al patrimonio de forma intencionada.

A partir de este punto tendrán que ser los tribunales los que acuerden el veredicto final sobre el caso de los grafitos de iruña-Veleia. Un veredicto que en el caso de la comunidad científica ya se ha emitido hace tiempo con la condena al ostracismo profesional de Eliseo Gil y su equipo. Sólo los miembros de la plataforma SOS Iruña-Veleia continúan apoyando a Gil y defendiendo la autenticidad de las piezas. Desde esta plataforma, al saberse el contenido del auto de la Audiencia de Álava, han pedido una vez más que se archive el caso por falta de pruebas y porque la cadena de custodia de las existentes se rompió en varias ocasiones, invalidándolas por completo.

Fuente: El Mundo

Comentarios