Aparece el anfiteatro de la ciudad romana de Ammaia en Portugal

Sin votos (todavía)
Luis Manuel López | Noticia | 21/07/2019 - 10:16Comenta

Restos del anfiteatro de Ammaia

La Lusitania fue una provincia que, aunque tardó en entrar en la órbita de la romanización debido a su mayor lejanía y a la resistencia de algunas tribus locales al poder de Roma, desde tiempos de Augusto se convirtió en una pieza esencial de la economía del Imperio. Desde que el príncipe decidiera asentar a sus veteranos en la nueva colonia de Augusta Emérita, la actual Mérida, esta y otras ciudades se convirtieron en foco constante de irradiación de la cultura latina en el occidente de la Península Ibérica, dejando un legado monumental espectacular que en muchas ocasiones ha sobrevivido al paso de los siglos y sigue sorprendiendo a los arqueólogos.

En esta ocasión, la noticia ha surgido en el yacimiento portugués de Ammaia, muy cerca de la frontera con la provincia española de Cáceres. Ammaia fue una de las ciudades más importantes de la zona, y ya desde el siglo XIX se sabe de su existencia. Sin embargo, hasta mediados de los años noventa no se comenzaron a hacer excavaciones profesionales sistemáticas en la región, en campañas que sacaron a la luz una gran cantidad de hallazgos, tanto monumentales, como restos del foro o las termas, como de pequeño tamaño, como monedas, joyas o estatuillas.

Finalmente, el proyecto “Lusitania: Investigación y Proyecto Arqueológico en la ciudad romana de Ammaia”, de financiación internacional, ha logrado dar con uno de los edificios más importantes de toda ciudad romana que se preciara de su entidad: el anfiteatro. Por el momento, sólo se ha localizado una de sus puertas, así como una parte del graderío, pero los indicios han sido suficientes para que los arqueólogos pudieran confirmar que se trata de este tipo de construcción dedicada al ocio. Su eje más largo habría podido tener hasta sesenta metros de longitud, por lo que estamos ante un anfiteatro de tamaño notable. El de Ammaia sería el quinto anfiteatro que se encuentra en la antigua provincia de Lusitania, tras los mejor conservados de Mérida, Conimbriga, Bobadela y Cáparra.

Fuente: Hoy

Comentarios