El padre andaluz que lucha contra la desaparición del griego en secudaria

Sin votos (todavía)
Luis Manuel López | Noticia | 13/08/2018 - 13:14Comenta

El griego en secundaria en riesgo de desaparecer

A pesar de los esfuerzos de docentes y divulgadores, la pervivencia de las lengua clásicas en los planes de estudio de secundaria está cada día más amenazada. En apenas dos décadas hemos pasado de un panorama en el que era obligatorio que todos los alumnos, con independencia de su itinerario académico, cursara un año de latín a que en muchos institutos y colegios las lenguas de Cicerón y Homero hayan desaparecido por completo. Cada año son más los claustros que prescinden de los profesores de latín y griego ante unas leyes cambiantes que permiten no abrir grupos sin contar con un elevado mínimo de alumnos. No son pocos los centros que directamente han suprimido el itinerario de Humanidades de sus programas de estudio, dejando de lado por completo la enseñanza de las lenguas clásicas. Muchos de los que sí los conservan lo hacen en situación de gran precariedad, con grupos pequeños que sólo a comienzo de curso se decide si son viables o no. La situación para los profesores del sector es dramática, por lo precario y por el profundo desprestigio que sufren sus materias, y muchos de ellos no encuentran acomodo en un centro hasta bien avanzada su carrera profesional, y siempre teniendo que completar su horario con asignaturas más o menos ajenas a su formación.

La situación no es sólo problemática para los profesores, sino que también muchos alumnos ven cercenados sus deseos y sus ilusiones al encontrarse con que sus centros escolares no ofertan las asignaturas de latín y griego que ellos querrían cursar. Una realidad creciente que obliga a muchos jóvenes a tener que cambiar de instituto, y en el caso de localidades más pequeñas a tener incluso que mudarse de ciudad. Son muchos los que, por desgracia, tienen que renunciar a esta parte de su formación académica y plegarse a un sistema que prioriza las asignaturas de contenido práctico y técnico.

Cansado de esta situación y de cómo la desaparición paulatina del latín y el griego está afectando a la educación de sus hijos, un padre andaluz ha decidido hacer un llamamiento desesperado a las autoridades políticas. Fernando Basanta, padre de un alumno del IES Andera, de la localidad almeriense de Adra, ha escrito una carta a la nueva ministra de Educación, Isabel Celaá y al ministro de Cultura, José Guirao, enviando una copia a los consejeros de educación de las comunidades autónomas, en la que expone la situación por la que atraviesa el griego en el IES donde estudian sus hijos. La carta comienza enumerando los casi cuarenta centros andaluces en los que el presente curso el griego será eliminado del programa de estudios, dejando a numerosos alumnos sin poder cursarlo o sin poder continuar sus estudios en esta materia. Tal y como él señala, esta es una cifra que se repite año tras año, y que tendrá como consecuencia que en unos años el griego haya desaparecido de los planes de estudios. Aunque el remitente no lo indica, la conclusión que podemos aplicar para el latín es evidente: será el siguiente en la lista de asignaturas que desaparecerán.

La carta ha recibido el apoyo de numerosos departamentos de Clásicas de las universidades españolas, que también están viendo cómo se recorta su financiación y su posibilidad de contratar profesorado. Una consecuencia lógica: si los alumnos no cursan latín y griego en bachillerato, tampoco elegirán estudiar estas lenguas en la Universidad. Otras instituciones, como la Sociedad Española de Estudios Clásicos, también ha dado su apoyo a la misiva, en su línea de defensa cerrada de las lenguas clásicas en la enseñanza secundaria.

No es la primera vez que Fernando Basanta se dirige a las autoridades para tratar de frenar la decadencia de la enseñanza del griego en su localidad. Ya el pasado curso escribió una carta para intentar que se pudiera cursar Griego I en el IES Abdera de Adra.

Por el momento no ha habido reacción de las autoridades políticas y se desconoce si entre las reformas educativas que el ejecutivo de Pedro Sánchez proyectan para los próximos años hay alguna relacionada con las lenguas clásicas.

Comentarios