A juicio los dos expoliadores que pretendían vender los efebos de Pedro Abad

Sin votos (todavía)
Luis Manuel López | Noticia | 20/08/2018 - 09:30Comenta

Efebos de Pedro Abad en el Museo Arqueológico de Córdoba

A comienzos de 2012, la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) intervino en una finca de la localidad de Pedro Abad, en Córdoba, ante las sospechas de que sus propietarios podían estar ocultando en ella material arqueológico procedente del expolio de varios yacimientos. La pista que les llevó hasta esta finca fue el expolio de un yacimiento en Alcurrucén, una zona que durante siglos estuvo ocupada por grandes villas romanas señoriales así como necrópolis de diversas épocas y que por el momento no ha podido ser excavada de forma sistemática por los arqueólogos profesionales. Las pesquisas llevaron a las autoridades hasta una pareja de hermanos conocida en el mundillo del tráfico de antigüedades, tanto en el interior de la Península como en el extranjero.

Cuando los agentes entraron en la finca se encontraron con un hallazgo sorprendente: dos esculturas de bronce de gran tamaño que los dos hermanos se disponían a vender a un coleccionista italiano. La esculturas se encontraban en un estado de conservación muy desigual, ya que mientras una de ellas había perdido parte del torso, los brazos y un fragmento de una pierna, la otra estaba casi completa. Estas imperfecciones no impedían que cada una de las esculturas hubiera sido tasada en una cifra que rondaba los seis millones de euros por cada una de ellas, una cantidad que los presuntos expoliadores pensaban embolsarse por medio de un intermediario que les había puesto en contacto con el comprador italiano cuya identidad no ha trascendido. De hecho, parece que la tasación se hizo a la baja para agilizar el proceso, ya que una pieza semejante llegó a venderse en el año 2007 por algo menos de treinta millones de euros. Según informó la Policía tras la intervención en la finca de Pedro Abad, en Italia se estaban dando los pasos pertinentes para falsificar los documentos que habrían permitido que las dos esculturas fueran vendidas en una casa de subastas de forma abierta y por un precio muy superior.

Las dos piezas, de más de treinta kilos cada una, fueran requisadas y entregadas al Museo Arqueológico de Córdoba para que los profesionales trabajen en su restauración y su correcta datación. Parece ser que son esculturas que forman parte de un mismo grupo y que habrían representado a Cástor y Pólux, los hijos de Zeus y Leda que fueron inmortalizados como la constelación de los Gemelos.

A pesar de que las esculturas han sido recuperadas, el daño realizado en el yacimiento arqueológico para sacarlas del mismo es ya irreparable. Los dos hermanos detenidos se enfrentan ahora a la acusación de dos delitos contra el patrimonio y por contrabando en grado de tentativa. Si son hallados culpables en el juicio que tendrá lugar el próximo mes de septiembre, podrían ser condenados a más de dos años de cárcel y al pago de diez millones de euros por los daños causados.

Efebos de Pedro Abad en el Museo Arqueológico de Córdoba

Comentarios